top of page
  • Foto del escritorDepartamento de Educación

La comunicación a través de la vestimenta: transmitiendo identidad y profesionalismo



La ropa que usamos en la empresa comunica tanto como nuestras palabras. Aprende a escoger tus prendas de vestir para proyectar una imagen profesional y de seguridad en la empresa.
La vestimenta, una forma de comunicación activa en la empresa

En el mundo laboral y social, cumplir con las responsabilidades diarias y los compromisos es fundamental, pero va más allá de las acciones que realizamos. A menudo, pasamos por alto el poder de nuestra vestimenta como herramienta de comunicación, olvidando que nuestra presentación personal comunica mucho más de lo que imaginamos. Es cierto, "usted es lo que viste."


Sin embargo, vestirse adecuadamente no implica una constante inversión en prendas costosas, sino más bien la capacidad de reflejar profesionalismo, comodidad y una identidad personal distintiva. La forma en que nos vestimos puede contribuir significativamente a construir nuestra identidad y cómo los demás nos perciben. Como menciona Christine Barberich, la editora en jefe de Refinery 29, "Cuando algo va contigo, ya sea un hermoso blazer, pantalones de talle alto o un vestido halagador, eso demuestra que tú sabes quién eres, y esa seguridad se proyecta en cómo te desenvuelves y tus múltiples habilidades."


Cabe destacar que en diferentes organizaciones existen códigos de vestimenta. Sin embargo, esto no implica perder nuestra individualidad en trajes que podrían parecer "aburridos." Por el contrario, es el momento de desplegar nuestra creatividad. Hombres y mujeres pueden agregar toques personales a su atuendo sin sacrificar la sobriedad. Como se suele decir, "menos es más." Si tienes dificultades para seleccionar tu atuendo diario, aquí encontrarás consejos prácticos que podrás aplicar sin esfuerzo.


Vistiendo para crear una marca personal: todos tenemos una identidad


No se trata de adherirse de manera rígida a reglas inquebrantables, sino de adaptarse a la filosofía de la organización mientras se incorpora una pizca de lo que somos. Para los hombres, una corbata de colores sutiles puede marcar la diferencia, mientras que para las mujeres, la naturalidad en el maquillaje y el uso de accesorios minimalistas son perfectos para el entorno laboral.


Los viernes suelen ser el día de la semana más esperado, un día en el que la formalidad puede aflojarse un poco. El estilo "casual wear" ha cobrado fuerza en los últimos años, permitiendo que las personas se vistan con elegancia, pero de manera informal. La clave es saber cómo combinar zapatillas limpias con prendas cómodas sin caer en la informalidad extrema. Los jeans con muchos adornos o desgastes pueden guardarse para otra ocasión.

Para los hombres, se aconseja evitar las camisas con estampados llamativos y difíciles de combinar, optando en su lugar por colores en tonos azules y grises. Un atuendo monocromático puede aportar un toque de sobriedad y elegancia.


En cuanto a los trajes de paño, la combinación de colores tierra con tonos oscuros y blancos es una elección segura. Es recomendable evitar colores brillantes como el naranja, el amarillo y el rojo. Las camisas deben estar bien planchadas y, según la ocasión, pueden acompañarse con una corbata de proporciones moderadas que cubra la totalidad de los botones de la camisa.


Los detalles y su impacto: zapatos y accesorios


En cuanto a los zapatos, la limpieza es esencial, independientemente del material o el color. La pulcritud transmite profesionalismo. Además, es importante utilizar calcetines del mismo color que el pantalón para evitar un contraste excesivo. Los calcetines deben ser lo suficientemente largos para que no se vea la pierna al sentarse, ya que estos detalles pueden desviar la atención de la conversación. Las medias se consideran una extensión del pantalón.


Las mujeres que prefieren faldas deben asegurarse de que estas no sean excesivamente cortas, manteniéndolas a no más de una mano por encima de la rodilla para evitar una apariencia vulgar. Los escotes pronunciados y las camisas transparentes también deben evitarse en entornos profesionales. Es recomendable optar por prendas de tejidos cómodos y con texturas que permitan moverse con facilidad sin ajustarse en exceso al cuerpo. Los tacones, aunque elegantes, no deben ser demasiado altos, ya que pueden afectar la productividad y la comodidad.


¿Qué tal si en una capacitación de comunicación, redacción y expresión oral se abordan también recomendaciones sobre cómo vestir bien para proyectar seguridad y profesionalismo?

17 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page