• Departamento de Educación

Cinco técnicas de redacción para crear textos que todos entiendan


¿Escribes para impresionar o para comunicar tus ideas? Dicen que la sencillez es elegancia y en la comunicación escrita qué bien se aplica esta máxima de la vida. Esto, sin embargo, no significa que, en la redacción (bien sea de textos empresariales, comerciales, académicos o administrativos) se penalice el uso de palabras que no estén dentro del vocabulario que comúnmente utilizan las personas. Todo lo contrario, la variedad de sustantivos, adjetivos y verbos enriquecen las ideas.


Sería poco atractivo y nada efectivo encontrar en un informe de gestión o una propuesta comercial las mismas palabras para comunicar ideas distintas, pero también lo es leer un texto con tecnicisimos que no se explican, palabras rebuscadas que resultan arcaicas y perífrases verbales que solo añaden letras mas no ayudan a comprender las ideas.


Nótese la diferencia entre las siguientes dos oraciones. a) El ambiente consuetudinario de Felipe no significa que per se él sea un gaznápiro. b) El entorno cotidiano en el que se desenvuelve Felipe indica por sí mismo que él pierda la atención con cualquier cosa. A todas luces, la segunda oración resulta más amena que la primera, puesto que comunica con claridad una idea. Debemos escribir y hablar como en la segunda oración, de forma sencilla y afable con los demás. Solos los políticos, quienes mienten y los que desean impresionar escriben de esa forma.


Siempre que pretenda escribir una palabra (sustantivo, adjetivo, verbo, adverbio o preposición, etc.) evalúe si en realidad contribuye a que la idea de su discurso o texto se entienda, de lo contrario remplácela. Una buena costumbre en la redacción es leer, releer y editar. Lee cinco técnicas que se enseñan en las capacitaciones de ortografía y redacción efectiva para construir textos efectivos y poderosos.


  1. Identifique el tipo de personas (público) que leerá su texto o escuchará sus discurso. Con base en esto, podrá identificar la efectividad de ciertas palabras y conceptos. Si por ejemplo se está dirigiendo a un público con personas que tienen formación en ingeniería, probablemente entenderán qué es masa, termodinámica o nivel freático. Por ningún motivo, asuma o suponga que sus interlocutores conocen de lo que usted está hablando y las palabras que utiliza. Cuanto más claro y preciso sea su mensaje, mejores impresiones tendrá de usted y, claro, de sus ideas.

  2. Utilice un lenguaje sencillo, sin verborrea, y componga oraciones que expresen la idea central de forma directa. Esto, sin embargo, no significa que sea escueto, razón por la cual deberá valerse de los datos aclaratorios que le ayuden a enriquecer y fundamentar sus ideas.

  3. No incurra en perífrasis ni utilice palabras demás para decir algo, aquí bien aplica el refrán "menos es más". No porque un texto sea lago y tenga varios párrafos signoifica que está bien.

  4. Verifique que en cada apartado de su texto o discurso está entregando una idea nueva, por lo tanto, fíjese en no caer en reiteraciones. Es común que, por ejemplo, la idea que se escribe en el primer párrafo luego se reitere más adelante, pero con otras palabras. Esto no debe ocurrir, cuantas más ideas haya en un texto, mucho mejor.

  5. Lea lo que escribió y tenga toda la voluntad de modificarlo. No asuma que las primeras ideas deben permanecer intactas, todo lo contrario, cámbielas y modífiquelas cuantas veces sea necesario. Una buena práctica es releer al día siguiente lo que se escribió, de esa forma se evita el famoso "síndrome del autor", que es no reconocer sus propios errores. Asimismo, si es posible que otra persona lea su texto o discurso, hágalo.


La comunicación, bien sea escrita u oral, tiene minucias y en muchas ocasiones es un acto persuasivo y estratégico. Siempre se debe tener en cuenta el objetivo que se persigue al escribir un texto o pronunciar un discurso. Ese propósito, sin duda, le ayudará a escoger las mejores palabras, verbos, sustantivos, adjetivos y demás para hacer que sus ideas calen profundamente en los demás. Esto y muchas cosas más se aprenden en los cursos de ortografía y redacción efectiva de Redarcol.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo