• Departamento de Educación

Cinco consejos para escribir bien (y no sufrir)


Quizás usted es de esas personas a quien le fluyen las ideas de una manera desbordada. Tiene esa capacidad para proponer, una y otra vez. Posee la virtud de innovar, pero tiene un único problema cuando debe aterrizar su idea: la redacción.

Cuando comienza a escribir, le cuesta. Escribe y borra al instante. Luego repite la misma operación. Después de unos minutos se da cuenta de que no ha escrito ni siquiera un párrafo y la frustración se apodera. En ese preciso momento, comienzan las quejas contra sí mismo: “ash, yo no puedo” o “yo soy malo para la redacción” y el tradicional “lo mío son los números”. Con los lamentos no consiguió nada y al final, esa súper idea que tenía, desapareció. Unos meses más tarde, ve cómo otro sí fue capaz de exponer su idea y materializarla.

Para que sus ideas no se estanquen en el proceso de redacción, siga estos cinco consejos, dados por los redactores de Redarcol SAS. Lo único que necesitará es tener claridad sobre su idea, lo demás es cuestión de método.

1) Antes de comenzar a redactar, defina cuál es el propósito de su escrito. Ese ‘propósito’ usualmente es su idea principal. Por ejemplo, si usted va a presentar una propuesta al departamento de recursos humanos para contratar nuevos servicios de capacitaciones, analice que en sí mismo su requerimiento es el objeto principal. Por lo tanto, no deberá desgastarse en “qué escribir”. Con base en esa metaidea o planteamiento central, deberá construir sus párrafos.

2) No intente escribir todo en un mismo párrafo. Si bien ser concreto es un hábito valioso en la escritura, es necesario que cada idea la exponga en un párrafo, para que tenga así el suficiente espacio de explicarla. Si por ejemplo quiere exponer por qué "contratar un nuevo proveedor para los servicios de corrección de estilo", deberá explicarlo. En un párrafo puede mostrar las razones por las que no continuará con el actual proveedor y, en otro, explicar las ventajas de contratar a (la empresa que propone).

Quizás sea de su interés: capacitación en comunicación escrita para su empresa

3) ¿Quién leerá lo que escribo? Se habla mucho de la segmentación de públicos y en la escritura también debe tenerse en cuenta esto. Algunas personas, por la complejidad del trabajo y el reducido tiempo del que gozan, no pueden leer escritos extensos. Entre más concreto, mejor será. Si la -o las- personas que leerán su escrito prefieren que sean directos, sea concreto y no intente escribir de más. Leer palabras sin sentido desgasta, desgasta tanto como escuchar a alguien con quien no se quiere hablar.

4) No sea empalagoso. Entre más sencillo sea, más impacto tendrá su escrito. Evite el exceso de adjetivos y procure utilizar verbos precisos. El verbo es quien le da la precisión en la comunicación.

5) En todo escrito se responden unas preguntas, estas son las famosas “W Questions”, por su traducción en inglés. Qué, quién, cuál, cómo, cuándo, dónde y por qué. Si por ejemplo, va a escribir una hipótesis donde afirmará que el estrés laboral en su empresa está impactando negativamente la productividad, usted tendrá que explicar “cuál” es el motivo, “qué” lo genera, “por qué” afecta a los empleados, “cómo” los afecta, “dónde” se origina, entre otros.

Antes de escribir, tenga en cuenta estos elementos, así se le facilitará su escritura y no tendrá que borrar y escribir repetidamente para plasmar su idea.

Si requiere una capacitación, contáctenos en los números 315 703 9812 y 350 886 8244 o escríbanos un correo a informacion@redaccioncorporativa.co

#comunicacionescrita

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo