• Departamento de Educación

¿Cometes este fallo de redacción en la empresa?

Actualizado: 16 sept 2021


Los sujetos de una oración representan todo lo que está a nuestra vista y, claro también en nuestra mente. Por lo tanto, un sujeto puede ser una persona, un animal, un objeto, un color o un concepto. Usualmente se tiene la falsa idea de que los sujetos de una oración únicamente tienen que ser personas, como Pepito o Camila... Esto, más allá de ser una forma simple de ver la gramática, es un vacío que le ha causado a las personas enormes dificultades para comunicar por escrito sus ideas. Incluso en la universidad es común que los estudiantes crean que el sujeto de una oración solamente puede ser una persona.


Identificar el sujeto de "Juan come una manzana" no reviste mayor dificultad. Al ser tan corto, es evidente reconocer quién es la persona (Juan) que está ejecutando la acción del verbo (comer). Pero si se escribe, por ejemplo, "La junta central del reconocidísimo banco central de la república Oriental aprobó en última instancia un aumento a la tasa de usura para que los bancos puedan hacer frente a la crisis cambiaria", ¿se podría reconocer quién ejecuta la acción del verbo principal (aprobó)? Es probable que muchas personas respondan que el sujeto es el 'banco central' o que es 'la junta central; incluso, habrá quienes digan que es 'la crisis cambiaria'. Sin embargo, aunque pueda parecer un poco extraño (y extenso, por cierto) el sujeto de esa oración es La junta central del reconocidísimo banco central de la república Oriental.


La RAE señala que sujeto es "función sintáctica desempeñada por un sintagma nominal que concuerda en número y persona con el verbo, o por una oración subordinada sustantiva que requiere un verbo en tercera persona. Asimismo, que es una "expresión nominal que designa la entidad de la que se predica algo. En término más simples, el sujeto de la oración es aquel componente que ejecuta o en quien recae la acción del verbo. Así de simple. Esta es justamente unas de las enseñanzas que impartimos en nuestros cursos de redacción para empresas. No es posible construir textos complejos como informes o propuestas comerciales si se es incapaz de redactar una oración, que en suma, es la unidad básica de todo texto.


Antes de intentar construir un artículo, informe de resultados o propuesta comercial, el productor de contenidos, que puede ser un ingeniero, secretaria o cualquier otro profesional, debería tener la capacidad suficiente para construir oraciones. Quien escribe bien una oración, puede construir un buen párrafo, y un artículo es la secuencia de varios párrafos que están hilados entre sí.


Nuestra recomendación para las empresas que buscan fortalecer con cursos de redacción las habilidades de comunicación de sus miembros es que soliciten un curso con temarios de contenidos diseñados a la medida de los trabajadores, siempre teniendo como referencia su actividad comercial-industrial. Para ello, usualmente, se sugiere que el curso de redacción comience con conceptos básicos como la estructura de la oración para posteriormente proceder con la construcción de párrafos y finalmente la elaboración de textos de mayor complejidad.


Si notas que, por ejemplo, los miembros de un equipo escriben textos muy cortos y carecen de fluidez en sus palabras, un curso de ortografía y redacción efectiva diseñado a la medida puede ser un buen camino para iniciar el cambio.


Contáctanos aquí y solicita una capacitación virtual o presencial o, si lo prefieres, escribe al chat de esta página web.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo