top of page
  • Foto del escritorDepartamento de Educación

30 recomendaciones de redacción en la empresa para crear textos efectivos y poderosos

En el mundo de la comunicación empresarial, las palabras son monedas de cambio. Cada frase escrita se convierte en un pilar sobre el que se construyen relaciones, se transmiten ideas y se forja la imagen de la empresa. En este contexto, la redacción efectiva es el ingrediente clave que garantiza que el mensaje llegue con claridad y precisión.


En este artículo, exploraremos los 30 criterios esenciales para lograr una redacción de calidad en el entorno empresarial. Desde el uso estratégico de negrillas hasta la organización coherente de ideas, desglosaremos cómo cada detalle juega un papel crucial en la creación de una experiencia comunicativa exitosa.


  1. Títulos impactantes: Utiliza títulos claros y atractivos que capturen la atención del lector de inmediato.

  2. Datos relevantes en el primer párrafo: Presenta los datos más importantes en el primer párrafo para brindar una visión rápida del contenido.

  3. Claridad en el mensaje: Evita ambigüedades y utiliza un lenguaje claro para transmitir información precisa.

  4. Concisión: Sintetiza las ideas de manera eficiente para evitar redundancias y mantener la atención del lector.

  5. Estructura coherente: Organiza el contenido de manera lógica, siguiendo una secuencia que sea fácil de seguir.

  6. Párrafos cortos: Divide el texto en párrafos cortos para mejorar la legibilidad y evitar la sensación de densidad.

  7. Uso de negrillas: Resalta palabras clave o información crucial utilizando negrillas para guiar la atención del lector.

  8. Evitar jerga técnica: Siempre que sea posible, evita la jerga técnica o explica los términos complejos para garantizar la comprensión universal.

  9. Oraciones directas: Utiliza oraciones simples y directas para facilitar la comprensión del mensaje.

  10. Evitar repeticiones: Evita repetir la misma información en diferentes partes del texto.

  11. Ejemplos ilustrativos: Usa ejemplos para clarificar conceptos y hacer el contenido más práctico.

  12. Lenguaje adecuado al público: Adapta el tono y el estilo de redacción según el público al que te dirijas.

  13. Llamadas a la acción (CTA): Incorpora llamadas a la acción claras y persuasivas para guiar al lector hacia el siguiente paso.

  14. Uso apropiado de viñetas y listas: Utiliza viñetas y listas para resumir información clave de manera ordenada y fácil de digerir.

  15. Evitar ambigüedades: Asegúrate de que tus frases no puedan ser interpretadas de manera confusa o contradictoria.

  16. Fluidez: Crea una narrativa fluida que guíe al lector de principio a fin sin dificultades.

  17. Transiciones lógicas: Utiliza palabras y frases de transición para conectar ideas y crear una progresión natural.

  18. Evitar exceso de adjetivos: Utiliza adjetivos con moderación para mantener el enfoque en la información clave.

  19. Edición rigurosa: Revisa y edita el contenido para corregir errores gramaticales y mejorar la estructura.

  20. Evidencia y fuentes: Si presentas datos, respáldalos con fuentes confiables para construir confianza.

  21. Uso cuidadoso de citas: Si utilizas citas, asegúrate de que sean relevantes y añadan valor al contenido.

  22. Evitar frases hechas: Evita frases cliché y utiliza una redacción fresca y original.

  23. Investigación previa: Investiga y comprende el tema antes de escribir para garantizar la precisión de la información.

  24. Feedback externo: Obtén opiniones de colegas o colaboradores para mejorar la calidad del contenido.

  25. Resumen final: Incluye un resumen al final para reforzar los puntos clave y dejar una impresión duradera.

  26. Cierre impactante: Finaliza con una declaración que refuerce el mensaje central y deje una impresión duradera.

  27. Adaptabilidad: Ajusta tu estilo de redacción según el canal de comunicación (correo electrónico, redes sociales, informes, etc.).

  28. Respeto al tiempo del lector: Sé conciso y evita desviar la atención del lector con información irrelevante.

  29. Anticipación de preguntas: Aborda posibles preguntas o preocupaciones del lector en el contenido.

  30. Revisión final: Antes de publicar o enviar, realiza una revisión final para garantizar que el contenido cumpla con todos los criterios de buena redacción.


La buena redacción no solo es una herramienta, sino una habilidad que puede perfeccionarse con el tiempo y la práctica constante. Con cada mensaje que redactas, estás construyendo una narrativa que define tu identidad empresarial. ¡Así que sigue escribiendo con propósito y persigue el éxito a través de cada palabra!

8 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page