• Departamento de Educación

El rol de la palabra en la estrategia de comunicación



Al enemigo no se vence únicamente con acciones militares en los frentes de batalla, esa es una premisa en la que coinciden aliados y adversarios. Debieron pasar milenios para que el sable no fuera el único instrumento en la batalla. Sun Tzu dijo: “El supremo arte de la guerra es someter al enemigo sin luchar”, y a partir de ese pensamiento construyó una estrategia de guerra de la que salió victorioso. ¡Luchar sin desgastarse! Esa misma premisa, en los albores de la Segunda Guerra Mundial, se le conoció como guerra psicológica y estuvo vinculada a la propaganda, con el único objetivo de minar la moral de las tropas enemigas y generar el pensamiento colectivo de que “se perderá la guerra y es mejor rendirse antes que”…

La comunicación escrita y oral es tan poderosa que hace parte intrínseca de las estrategia; lo fue en las guerras de Sun Tzu, lo es en la ejecución de proyectos corporativos hoy. La palabra, que se materializa en bien sea en un discurso bien sea en la redacción de un documento, es un ente de gran relevancia para las empresas, de ahí que constantemente se requieran servicios de educación corporativa para dar capacitación sobre comunicación escrita y oral. La forma más práctica para conseguir ese objetivo es mediante un curso de redacción efectiva presencial, en el que se enseña el uso de la palabra tanto escrita como hablada.

Redactar es quizás una acción táctica dentro de la estrategia de comunicación. Los correos electrónicos que se escriben para atraer clientes, los comunicados de prensa que se redactan para que la opinión pública conozca sobre una empresa y, hoy tan en boga, los mensajes que se publican por medios digitales como Facebook, Twitter, Instagram, Youtube, entre otros hacen parte de una estrategia de comunicación que tiene un objetivo específico. No es una tarea fácil elaborar un mensaje y mucho menos asegurar su efectividad.

Es necesario crear procesos de “prueba y error” para definir elementos tan básicos como el tono o, por ejemplo, precisar si se habla de “tú” o de “usted”. Cuando se piensa estratégicamente, esto dejan de ser simples detalles y pasan a ser acciones tácticas enmarcadas dentro de una verdadera estrategia.

La guerra, infortunadamente, ha estado presente en la historia de la humanidad, no obstante es un buen ejemplo para analizar el poder de la palabra. Discursos efectivos, mensajes inapropiados e imágenes emotivas hacen parte de ese entramado llamado estrategias de comunicación. En el mundo empresarial, muchas veces la competencia es vista como un enemigo al que se le debe crear una estrategia psicológica bien sea para desorientarlo bien sea para intimidarlo, y justo ahí el mensaje reviste gran importancia porque es el encargado de comunicar esa idea. Redactar algo de tal magnitud no es una cuestión simple ni tampoco un acción aislada. En ese proceso, que es interdisciplinario, participan profesionales de diversas ramas del conocimiento como antropólogos, periodistas, geógrafos, historiadores, entre otros.

En realidad existe todo un proceso de diseño de pensamiento entorno al lenguaje y la comunicación. Muchas veces nos enfrentamos a estrategias pero somos incapaces de comprenderlas, aunque estas sean realmente efectivas, y esto ocurre por los mismos objetivos establecidos de su planeador. Para tener éxito como estratega, es un imperativo dominar el lenguaje para crear contenidos verdaderamente efectivos y que motiven a la acción. Piensa en grande, comunícalo bien y escríbelo perfecto. (Con un curso de redacción de Redarcol SAS, puede lograrlo).

¿Quiere aprender sobre redacción por objetivo? Solicite un taller en su empresa para que tenga a un experto de la palabra. Aquí puede requerir un curso de redacción efectiva.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo